Inici  |   Qui som?  |   Contacte  |   Mapa web  |   Accessibilitat
Logotip de Turisme de Lleida Logotip de La Paeria - Ajuntament de Lleida Enllaç al RSS Enllaç al YouTube Enllaç al Twitter Enllaç al Facebook Enllaç al Instagram infoturisme@paeria.es 973 700 319
Català Español English Français
Esteu aquí: Inici Información Historia de Lleida

Historia de Lleida

Una amalgama de pueblos y civilizaciones ha legado a Lleida una cultura rica e inquieta que se refleja en la moderna ciudad que es hoy. Los ilergetas, de origen íbero, fueron un pueblo constituido a mediados de s.VI a.C. Su hábitat se sitúa en lugares elevados, por tanto, es fácil imaginar Iltirda ó Iltirta en la cima de la Roca Soberana.

Sus caudillos más significativos fueron Indíbil y Mandoni, que defendieron a los ilergetas de los cartagineses y romanos. Una vez vencidos, la ciudad pasa a llamarse Ilerda, estamos en el año 205 de nuestra era. Las crónicas romanas hablan de una ciudad fortificada con un puente de piedra que constituía un municipio, creado en tiempos del emperador Augusto, que poseía fértiles huertas que, al final del siglo III, fueron destruidas por bandas de bárbaros germánicos.

Hacia los años 716-719, Lleida fue ocupada por los sarracenos; los cuatro siglos de convivencia marcaron el carácter de la ciudad.

 

En octubre de 1149, la ciudad se rinde a las tropas de Ramón Berenguer IV y de Ermengol VI de Urgel. Se otorga la Carta de Población a la ciudad el año 1150.

Jaime II, en el año 1300, estableció el famoso Estudi General, que será, hasta finales del s.XV, el único centro de enseñanza superior de la Corona de Aragón.

Desde 1382, el gobierno de la ciudad se instala en el antiguo palacio de los Sanaüja, obra significativa del románico civil. A partir de ese momento, el edificio pasa a denominarse Palau de la Paeria. El nombre de Paeria, corresponde al privilegio de Jaime I (1264) que sustituye el antiguo consulado, de origen romano, por Paeria como forma de gobierno municipal.

El siglo XV supuso un período de proliferación de grandes obras arquitectónicas que han perdurado hasta nuestros días, tales como el Hospital de Santa María, sede del Instituto de Estudios Ilerdenses desde su creación en el año 1942.

Los dos siglos siguientes fueron de recesión, agravados por guerras y enfermedades que culminaron con la Guerra dels Segadors (1640-1652). La ciudad quedó dañada y Felipe V encontró Lleida en ruinas.

Finalmente, con el decreto de Nueva Planta (1714) Lleida perdió las libertades, el régimen foral de la Paeria y la Universidad. La Seu Vella, cerrada al culto desde 1797, se convierte en cuartel militar.

En el siglo XVIII la ciudad recupera su imagen y dimensión; bajo el reinado de Carlos III se construye la Catedral Nueva. Los nuevos planteamientos ilustrados aportaron figuras, como Blondel y el Barón de Maials, que dieron a la ciudad una fisonomía urbanística acorde con su papel de capital de la provincia y la aplicación a los cultivos de los nuevos estudios de agronomía.

A principios del siglo XIX Lleida sufre la invasión napoleónica. Una vez más, la ciudad se ve obligada a rehacerse de los destrozos de las guerras y se inicia una nueva etapa a partir de la segunda mitad del siglo XIX. El ferrocarril llega a la ciudad en 1860; en 1864 se inauguran los jardines de los Camps Elisis y en 1865 el arquitecto Josep Fontseré elabora el primer plano urbanístico moderno de la ciudad.

El comienzo del siglo XX supone la reafirmación del Estado Catalán con la Mancomunitat de Catalunya. La guerra civil (1936-1939) destroza la ciudad que, con 40.000 habitantes en el año 1940, necesita el esfuerzo de todos para el crecimiento urbanístico, comercial y demográfico.

Actualmente, la ciudad de Lleida, con unos 140.000 habitantes, ha adecuado sus infraestructuras para acoger los diferentes barrios que se han visto unidos al centro gracias a la construcción del Pont Nou (1973), el Pont Universitat (1993), el Pont de Pardinyes (1995), la Pasarela de Blondel (1997), la Pasarela de la Avenida del Segre (2003), la pasarela de Maristas (2010) y el Pont de Príncep de Viana (2010).

En 1999, el antiguo matadero se convierte en el Teatro Municipal del Escorxador y en el 2000 se termina la restauración de la puerta dels Fillols de la Seu Vella. La expansión urbanística y la creación de nuevos equipamientos han marcado el inicio del siglo XXI. Así pues, destacan la inauguración del Museo de la Automoción –Roda Roda–, el nuevo Mercado Central de Frutas y Verduras, la linea del AVE y el Centro de Arte La Panera.

En mayo de 2007 abrió sus puertas el Castillo Templario de Gardeny, que acoge el Centro de Interpretación de la Orden del Temple. También se inauguró el Museo de Lleida, Diocesano y Comarcal. En enero de 2010 se inauguró “La Llotja”, Teatro-Palacio de Congresos de Lleida, y en 2011 acaban los trabajos de restauración del Castillo del Rey - La Suda. En un futuro próximo, se construirá un Parador en el antiguo convento del Roser.

Infinidad de proyectos para que su estancia en Lleida sea lo más agradable posible.




TURISME DE LLEIDA
Major 31, bis - 25007
Tel 973 700 319
Fax 973 700 480
infoturisme@paeria.es