Templario por un día

Esta visita invita a participar en una experiencia única: vivir de primera mano cómo era el día a día de un caballero templario.

¿Cómo debía ser la vida cotidiana de los templarios en una de sus encomiendas?, ¿qué comían?, ¿cómo se vestían?, ¿dónde guardaban sus bienes y cómo los obtenían?, ¿cómo se preparaban para la batalla?, ¿quién podía ser templario? Para resolver estas y otras dudas sobre este orden militar, la mejor manera de conseguirlo es convertirse en “Templario un día”.

La antigua Encomienda de Gardeny, una imponente fortaleza de los siglos XII-XIII, invita a recorrer sus estancias y vivir en cada espacio cómo era el día a día de un caballero templario, así como los distintos miembros que formaban parte de la comunidad.

Para conseguirlo, y con la intención que aquellos que la visiten, ya sean familias o grupos de amigos, puedan descubrir la función de cada uno de los espacios del castillo y revivir la vida diaria de los templarios, se utilizan diferentes objetos recreados en base a originales de la época, como por ejemplo un arnés militar de mediados del siglo XIII, que los visitantes deberán utilizar como tal. Así que si se desea conocer el Orden del Temple de manera rigurosa y divertida, a la vez que recorrer un castillo desconocido, deben atreverse a ser “Templarios por un día”.

Duración: 1h15'

Grupo máximo de 30 personas

Punto en encuentro: Castillo Templario de Gardeny